Posted on Leave a comment

Verdades acerca de vender productos de tu país de origen en Europa

¡Probablemente tú ya lo has intentado y aún sigues preguntándote por qué no fue el éxito que esperabas si en tu país a los extranjeros les encanta y se vende como pan caliente!!

Photo by Laura Gomez in Unsplash

Pero si aún no lo has hecho, y es un sueño que quieres realizar, te doy la bienvenida a la mejor lectura que ha podido llegar a tus manos. Porque créeme que si desconoces  esto, puedes caer en el peor error de iniciar un negocio con graves consecuencias.

Como ya te habrás dado cuenta y lo has vivido desde que vives en el extranjero, cada país tiene sus propias costumbres, su modo de vivir, su idioma, y tantas cosas que aunque similares los hacen únicos.

Si como emprendedores logramos entender esto y sacarle el mayor provecho a nuestro conocimiento, lograremos  crear negocios con productos de nuestro lugar de origen, productos que podemos ofrecer, pero con pequeños cambios que logren entrar en el gusto de esta nueva sociedad. A esto se le llama tropicalización del producto.

Primero entendamos que es la tropicalización de un producto.

Con esto entendemos, cuando un producto original sufre alguna transformación para adaptarse al gusto o exigencias de un mercado nuevo fuera de su país de origen.

¿Por qué tenemos que tropicalizar nuestro producto al mercado nuevo?

Porque cada país como te explique antes tiene gustos y costumbres diferentes y este producto deberá adaptarse a ello, para entrar en el gusto de las personas. Créeme que las grandes marcas han entendido esto desde hace muchísimos años y aunque no lo creas o por si no te has dado cuenta, ellas tropicalizan no solo su producto, también el modo de comunicación y presentación visual del mismo dependiendo del país en donde se encuentren.

Piensa en esto. Si vendieras artesanía de tu país de origen, deberías seguramente adaptar la combinación de colores. Si vendieras ropa tal vez deberías  adaptar las tallas, o formas.

Pero tengo que decirte algo. No podrá ser mera intuición, deberás realizar un pequeño estudio, una  investigación que te lleve a  conclusiones reales de lo que le gusta al mercado donde quieres iniciar a vender el producto.

Por tal motivo, antes de decidirte a comprar artesanía y vestidos de tu país o algún otro producto típico, es muy importante que conozcan bien la nueva cultura que te acoge.

Realiza una investigación de productos parecidos y compara todo: colores, formas, texturas, estilos. Ve cuáles son las potencialidades de tu producto y que puedes cambiar para darle más fuerza y que entre en el gusto de las personas. Un producto que hable de una identidad exótica o étnica (como generalmente nos ven los europeos), pero con un gusto y estilo más universal o más parecido a lo que el mercado del país en donde ahora estas acepte.

Si hablamos de objetos para la casa, deberás sumergirte en el mundo de diseño de interiores, investigar sobre tendencias, para conocer, colores, combinaciones, estilos. 

¡No dejes nada a caso, investiga!!! No compres por impulso o solo por amor o nostalgia. Lo que quieras vender en el país donde ahora resides, deberá efectivamente venderse, no quedarse en un mal negocio, no planeado.

Créeme en todos estos productos que ahora llamaremos étnicos o exóticos, hay muchísimo potencial, pero es muy importante que tengas una estrategia.


1 buscar productos que sean útiles para el nuevo país

2 investigar la competencia o productos locales similares 

3 investigar tendencias globales y como estas se han adaptado a este país

4 hacer los cambios necesarios, como colores, formas, combinaciones

6 un buen branding: logo, nombre, comunicación, packing del producto, todo pensado a este nuevo cliente de este nuevo país

Recuerda que cada país tiene costumbres, estilo de vida diferentes, aunque las diferencias sean mínimas, recaen sobre los gustos y necesidades de cada individuo y tú tienes la gran ventaja de conocer los productos de tu país de origen, pero también la gran suerte de poder entender la nueva cultura que te acoge. Así que manos a la obra.

No dejes nada a la suerte. ¡Prepárate para el éxito!!

Escrito por Vanessa Sesma